7 tendencias decorativas vintage muy de moda

Los diseñadores suelen decir que un buen diseño es atemporal. Las tendencias decorativas vienen y van, algunas se quedan desfasadas y absolutamente olvidadas pero otras, las buenas, siempre regresan. Suelen hacerlo con algunas variaciones, por aquello de que parezcan ideas frescas, pero lo cierto es que muchas ya estuvieron entre nosotros. ¿Recordáis las paredes de casa cubiertas con papel pintado?¿Cuantos kilómetros de papel se habrán arrancado de todos los hogares del mundo? ¿Donde fueron a parar aquellas lámparas setenteras con opalinas de colores? ¿Y los revestimientos de madera? Muchos de aquellos elementos que hemos llegado a odiar quienes crecimos durante los 70, están regresando…, pero a la manera del siglo XXI.

Es posible que dentro de 30 años nuestros hijos vuelvan a arrancar papel, listones, vidrieras y cambien la decoración de las casas de arriba abajo. Pero los ciclos se repiten y lo que es bueno, siempre volverá. Hoy os muestro algunos claros ejemplos de lo que hoy se denomina “decoración vintage”.

Objetos de carey

Vía

A finales del siglo XIX el carey, un material que se obtiene de los caparazones de las tortugas marinas, era un material muy apreciado. Se utilizaba para elaborar todo tipo de objetos artesanales: abanicos, peines, joyeros, espejos o incluso de muebles, junto al nácar era uno de los materiales más apreciados por las clases pudientes en la época del Art Deco, en los años 20 del pasado siglo. Las pobres tortugas, que llegaron a estar en peligro de extinción, tuvieron que ser protegidas para que no desaparecieran de la faz de la tierra (bueno, del mar) y en la actualidad no se permite cazarlas.

El carey es un material hermoso y la industria, en su evolución, ha conseguido imitarlo a la perfección aplicando su peculiar color y moteado sobre vidrio, acetato e incluso papel. Hoy en día es fácil encontrar elementos decorativos que ofrecen el mismo acabado con materiales fabricados por el hombre y los decoradores no han dudado en volver a utilizarlos en sus diseños. El carey, con sus tonos oscuros, complementan la decoraciones en tonos claros y neutros que tanto se llevan ahora.

Ventanas con vidrieras de colores

En la actualidad casi todas las casas disponen de ventanas con vidrios de doble panel que proporcionan mejor aislamiento que los antiguos vidrios simples. Primar la eficiencia energética es, sin duda, una gran elección, pero con ello las ventanas actuales carecen de personalidad que tenían las antiguas. Aún así, existen casas antiguas que todavía conservan estos elementos, y quien compra una casa con esta característica reconoce su valor decorativo y procura mantenerla para que el edificio no pierda esta singularidad, muy de moda durante la décade de 1930.

Conseguir una vidriera de este tipo puede resultar caro, pero si la buscas, hay cristalerías que ofrecen trabajos maravillosos en sus catálogos y que pueden realizar verdaderas obras de arte a medida. Combinan bien con diseños contemporáneos, convertidas en el punto focal de la estancia y aunque solas no aíslan suficiente, un profesional puede conseguir una solución decorativas y eficiente.

Pantallas de vidrio opalino

El vidrio opalino o vidrio lechoso (milk glass) es un vidrio semitraslúcido blanco lechoso o de color fabricado originalmente en Murano y que se popularizó en la década de los años 40 del siglo pasado. Durante los 70 resurgieron con con un nuevo aire, para desaparecer de nuevo del panorama decorativo. Las alternativas coloreadas son codiciadas hoy en día por los decoradores y sus tonos brillantes son el complemento perfecto para una cocina moderna o para dar un toque de color a cualquier estancia. Los fabricantes de lámparas las vuelven a introducir en el mercado, pero todavía se pueden encontrar muchas originales a la venta.

Cocinas coloridas

Si algo destaca de la decoración de la década de 1950 son las cocinas llenas de color, pintadas en amarillos brillantes, verdes o azules. Después de años de tendencia de cocinas blancas y en colores claros, parece que el color vuelve a la que muchos consideran la habitación principal de la casa.

Mi cocina actual en neutra, madera de color natural y encimera de cuarzo blanco, me encanta…, pero también recuerdo con alegría la cocina de muebles naranjas que tuve en mi primer piso.

Papel pintado

Durante finales del siglo pasado decidimos arrancar de las paredes el papel que durante muchas décadas había decorado las paredes de nuestras casa. Un elemento que cayó en el olvido durante más de 30 años pero que reaparece de nuevo. Poco tienen que ver los motivos que tienen estampados los papeles de hoy en día y tampoco el modo en que se utiliza, los expertos recomiendan no forrar con papel todas y cada una de las paredes de una estancia para no recargar. El papel ya se utilizaba hace siglos, en los 60 regresaron para volver a caer en desuso hasta la actualidad. Por cierto, si algún día hay que arrancarlo de nuevo no te preocupes, los papeles de hoy en día son más fáciles de eliminar.

Color verde, o lo que Pantone denomina “Greenery”

De máxima actualidad durante los años 70 del siglo veinte, el color verde fue cayendo en el olvido hasta dejar de utilizarse en decoración. Pero este año, Pantone, la autoridad del color, ha decidido que el 2017 será verde. Su nombre coloquial es greenery, código 15-0343, un tono que evoca al verde de los árboles y la hierba, y que dominará en las colecciones de moda y la decoración. Por mi parte, encantada, ¡es mi color preferido!

El retorno del chintz

El chintz fue en su origen un tejido de algodón fuerte y brillante de origen indio. Tipicamente estampado con flores, pájaros, hojas y frutas de colores sobre un fondo claro. Muy habitual en decoraciones campestres pero desterrado de los pisos y casa urbanas que volverán a lucir coquetas, elegantes y agradables de mirar con esta nueva moda.

Junto a maderas oscuras puede recordarnos la casa de nuestras abuelas, pero con muebles claros y combinado con otros textiles nos harán sentir la primavera incluso en invierno. A mi me encanta y, aunque me haga sentir mayor, voy a confesar que mi primer sofá fue de un chintz precioso y lo añoro cuando lo veo en antiguas fotografías.

Al final y más allá de tendencias y modas, cada uno decora su casa según su gusto personal. A mi todas estas propuestas me gustan, de hecho tengo algunas paredes forradas de papel y adoro la calidez que trasmiten. En la cocina, puesto que se mantiene en buenas condiciones, procuro poner toques de color con los accesorios y, si pudiera, cambiaría mis sofás marrón chocolate por otros más alegres. ¿Qué opinas tú de estas propuestas decorativas?

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *