Renovar una banqueta antigua con chalk paint y tapizado nuevo


La pintura es una forma muy sencilla y económica de restaurar o recuperar un mueble viejo. Con esta técnica le damos a cualquier pieza, una limpieza intensa y un aspecto acorde a nuestra decoración. La pintura a la tiza, o "chalk paint" en inglés, está de moda por lo fácil de aplicar y lo bueno del resultado. Con ella podemos conseguir un aspecto impoluto, como de mueble nuevo, o desgastarla ligeramente para conseguir un aire envejecido, acorde a la decoración vintage o shabby chic.


Hoy os muestro cómo transformé una vieja banqueta tapizada que compré en un mercadillo por 10 euros. Es la primera vez que lo hacía y quedó estupenda, por eso no dudo en recomendarlo incluso a los más novatos o poco manitas. Yo no lo soy y sin embargo me siento muy satisfecha con el resultado, aunque bien es cierto que conté con la ayuda de mi hermana. Lo que sí aconsejo es tener paciencia y hacer todo el proceso con cuidado y esmero. 

Comenzaré por la lista de herramientas y productos necesarios. Son unas cuantas cosas que conviene tener a mano antes de empezar. Al menos antes de comenzar cada fase.

Para pintar y encerar de la madera:

  • Pintura a la tiza
  • Paletina
  • Tijeras
  • Lija fina
  • Trapo de algodón
  • Cera incolora

Para reconstruir el asiento y tapizar:

  • Grapadora
  • Pistola de silicona
  • Cola blanca
  • Tablero de madera 
  • Gomaespuma 
  • Guata 
  • Tela para tapizar
  • Cordón de tapicero
Los materiales para tapizar deben estar cortados a la medida de nuestra banqueta.


Os explico el proceso en tres pasos:

  1. Retirar el tapizado antiguo y limpiar la madera
  2. Pintar la estructura
  3. Renovar el interior del asiento y tapizar

1. Retirar el tapizado antiguo y limpiar la madera



En este proceso empleé tijeras, destornillador y alicates para quitar la tela vieja. La tela estaba fijada a la madera por cientos de grapas que, con el destornillador y mucha paciencia, fui arrancando una a una. Retiré todos los componentes del interior del antiguo asiento: gomaespuma, arpillera y cinchas. Todo estaba viejísimo y en muy mal estado. Además, no me interesaba conservar nada que pudiera contener restos de su vida anterior.


Para limpiar la madera basta con fregar suavemente con agua y jabón neutro. Mientras la repasaba, un par de agujeros me hicieron sospechar la presencia de carcoma. Por si acaso, le apliqué un producto para eliminarla y lo dejé actuar un par de días.

Al final de este proceso ya tenemos la madera limpia, desinfectada y lista para la fase de pintura.



2. Pintar la estructura



Mi intención era darle a la banqueta un aire antiguo, en color blanco y simulando el desgaste del uso y el paso del tiempo. Para esto la pintura a la tiza es perfecta, se aplica sin necesidad de imprimación alguna y cuando está seca se lija suavemente para hacer el efecto de los roces. Le di dos manos de pintura dejando pasar una hora entre ellas para que secara y, cuando la segunda secó completamente, lijé suavemente en las zonas donde quería simular los roces de un uso habitual.


Como se aprecia en la foto, al lijar la pintura, se produce mucho polvo. Es realmente como lijar tiza. Cuando el efecto de las rozaduras ya está conseguido, solo resta limpiar todo el polvo con un paño humedecido con agua y aplicar una mano generosa de cera. La cera se unta por toda la superficie usando un paño de algodón y después, con otro paño limpio, se repasa con suavidad para dar un ligero pulido que confiere un acabado sedoso a la superficie. A mi me encanta el acabado de la cera, al tacto es delicado pero muy resistente.


Un par de consejos sobre el proceso de pintura:

  1. Comienza pintando con la banqueta boca abajo, las patas hacia arriba. Pinta toda la parte inferior y podrás darle enseguida la vuelta para seguir pintando sin parar. Si comienzas por la parte de arriba , tendrás que esperar a que esté seca para girar y seguir pintando. De esta manera ahorras tiempo.
  2. Si quieres hacer el efecto de roces oscuros pero la madera del mueble que vas a pintar es clara, da una mano de pintura oscura antes del color claro definitivo. Al lijar saldrá el tono con que pintaste debajo. Esto sirve para cualquier combinación de colores que te guste.

3. Renovar el interior del asiento y tapizar



El asiento de esta banqueta iba relleno de una gomaespuma muy vieja y la eliminé. Originalmente llevaba unas cinchas de caucho entrelazadas para sujetar el interior, pero yo no utilicé ese sistema. En el fondo del asiento puse un tablero grueso de madera, sobre el que extendí cola blanca y coloqué la gomaespuma; y encima de ésta, un trozo de guata. Lo compré todo ya cortado a la medida del asiento.


Para el tapizado elegí una tela de lino con estampado floral. Si la banqueta va a tener el uso habitual de este mueble, que es sentarse, conviene elegir un tejido bastante resistente; si solo va a ser decorativa, no hay problema con elegir algo más delicado. Yo no me fui a las chenillas y otras telas de tapicero, pero el lino que escogí es bastante rústico y fuerte.

Para que la tela quede bien, debe estar ligeramente tensa. Se empieza poniendo una grapa en el centro de uno de los laterales, se estira la tela y se pone otra grapa en el centro del lateral opuesto. La tercera grapa debe ponerse en el centro del tercer lateral, estirando hacia ese lado. La cuarta irá en el centro del lado que falta.

Se continúa añadiendo grapas por los cuatro laterales (cada vez en un lado distinto, alternativamente) mientras se mantiene la tela tensa. Hay que mantener la misma distancia entre las grapas, nunca más de un centímetro y medio, y graparlas a la misma altura formando una línea. Las esquinas se rematan haciendo un pliegue con la tela y grapándolo también. El proceso es muy similar al del tapizado de las sillas de comedor que publiqué hace un tiempo.

Llegados a este punto ya está casi todo hecho, solo falta el toque final. Para que toda esa inmensidad de grapas que hemos puesto en el borde de la tela no se vea, cubrimos la línea de grapas con un cordón de tapicero. El cordón se pega el contorno de la banqueta aplicando un poco de silicona con la pistola. ¡Ahora sí! Nuestra banqueta está terminada.


Un par de consejos a la hora de tapizar:

  1. Las cuatro primeras grapas son primordiales y deben estar bien puestas para que el resultado final sea bueno.
  2. Revisa como va quedando el conjunto inmediatamente después de poner una grapa. Si no te convence, no pienses que lo arreglarás con la siguiente; más vale que la quites y la pongas de nuevo bien.



PINEALO PARA TENERLO A MANO CUANDO LO NECESITES:


Otras entradas interesantes

0 comentarios

Colaboramos con

Subscribe