Habitación de bebé

Habitación con cuna

Yo ya no tengo niños pequeños, los míos son una pareja de adolescentes que necesitan buenas camas y escritorios donde estudiar, estanterías para sus cachibaches y libros y espacio donde reunirse con los amigos. La semana pasada os enseñaba la nueva habitación del pequeño en esta entrada. Aún así, me encantan las habitaciones de bebés, con sus juguetes y cunas en tonos pastel o colores vivos.

La habitación del peque puede ser la más dulce de toda la casa o la más desastrosa. En su cuarto siempre hay muchos objetos que hace falta tener a mano y la diferencia entre tenerlo ordenado o desordenado es dramática. 

Yo he vivido la experiencia de ser madre en dos ocasiones, así que tengo algunas ideas ya bastante claras sobre cómo preparar un cuarto infantil y hoy os voy a hablar de ellas.

Cada uno suele tener bastante claro el estilo de dormitorio que le gusta  -nórdico, minimalista, new england, etc- y lo más adecuado es que encaje con el estilo del resto de la casa. Pero sea cual sea el estilo, piensa en crear una habitación ligera de muebles, luminosa y de colores dinámicos.

El presupuesto es algo que condiciona bastante la decoración, pero se puede conseguir un ambiente muy bonito sin necesidad de invertir mucho. Si eres mañosa y dispones de tiempo, puedes pasarlo muy bien decorando tú misma su dormitorio. Decorar un cuarto infantil es divertido y gratificante.

En la habitación de un bebé, lo indispensable es tener una cuna, un cambiador y un armario para la ropa. Si tienes algo más de espacio, te recomiendo un pequeño sillón o mecedora para acomodarte cuando le des de comer o lo mezas para dormir. 


Llegará el momento en que tengas que cambiar la cuna por una cama -es difícil precisar cuando, pero suele ser entre el año y medio y los tres años-, si lo has previsto con antelación hay cunas que "crecen" con el niño y se transforman en cama con algunas modificaciones. 

También existen camas que se pueden adaptar de tamaño conforme el niño crece, de éstas puedes encontrar modelos muy bonitos en Ikea. Si yo tuviera que empezar de nuevo, creo que me decantaría por una de éstas.

En cuanto al cambiador, yo utilicé un modelo muy económico, de plástico, que levantando la tapa se convierte en bañera. Sinceramente, creo que es más cómodo tener un cambiador en el dormitorio y la bañera dejarla en el cuarto de baño para usarla siempre allí. Puedes encontrar bañeras que se acoplan a la de tu casa y son bastante cómodas.


Personalmente me gustan los muebles de acabados en madera -como las camas de barco o las de estilo rústico- y hace unos días estuve consultando en algunos comercios. Una vendedora me hizo una advertencia interesante. La mayoría de muebles que venden para niños y jóvenes están acabados en melamina, no sólo porque el precio es inferior a las de madera, sino porque son muebles más resistentes al trasteo de los chicos.

Para los adolescentes, las camas nido y con cajones para guardar cosas son muy útiles, sobretodo cuando la habitación no es muy grande. Para ellos lo imprescindible es una buena cama y un escritorio amplio con una silla cómoda para estudiar.



Otras entradas interesantes

1 comentarios

  1. me gusta la transformación de cuna a cama para el niño...muy buena idea..

    ResponderEliminar

Colaboramos con

Subscribe