Receta de donuts caseros (estilo Krispy Kreme)


Estos meses de verano han sido intensos, más, intensísimos. Hemos disfrutado de unas vacaciones dobles, porque además de pasar nuestros habituales días en el campo, hemos viajado hasta Estados Unidos para visitar a una parte de la familia que reside allí.


Y sí, USA es tan impresionante como en las pelis, y guarda sorpresas por cada rincón de su geografía. No me voy a alargar contándoos nuestras vacaciones -aunque puede que lo haga en otra entrada-, lo que hoy os quiero dejar es la receta de los donuts al más puro estilo americano. Y es que después de probar los Krispy Kream Doughnuts, todos en casa los echamos de menos.


Allí cada marca de donuts tiene un sinfín de variedades distintas: de chocolate, de dulce de leche, vainilla, frambuesa, manzana, crema batida,..., pero la estrella y la que más nos gustó fue la original, simplemente glaseada. Y esa es la receta que me dio mi cuñada y que hoy os traigo, a ver si os gusta tanto como a nosotros.

Donuts glaseados al estilo KRISPY KREME

INGREDIENTES

2 1/4 cucharadas de levadura seca
1 1/2 cucharada de azucar
3/4 de taza de agua caliente (entre 40 y 45ºC)
1 3/4 tazas de harina
1 yema de huevo
1 cucharada de leche desnatada
1/4 cucharada de extracto de vainilla
1/2 cucharada de sal

Para el glaseado:
1 3/4 de taza + 2 cucharadas de azúcar glass
1/4 taza de agua hirviendo

Aceite vegetal para freir los donuts

PREPARACIÓN

Disuelve la levadura y el azúcar en el agua caliente y dejar reposar durante 5 minutos o hasta que aparezca espuma en la superficie.

Mezcla la harina y la sal en un bol grande, añade la solución del paso anterior, la yema de huevo, la leche y la vainilla amasando con la batidora hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados y la masa quede tersa pero no pegajosa. Será entre medio o un minuto.

Forma una bola con la masa y déjala reposar en un bol tapado con film transparente de cocina, colócala en un lugar a temperatura ambiente durante una hora aproximadamente o hasta que la masa alcance el doble de su tamaño.

Extiende la masa en una superficie enharinada hasta dejarla con 1 cm de grosor. Ahora corta los donuts con un molde redondo grande para el exterior y otro más pequeño para el agujero. Existe un utensilio para el efecto, si lo tienes, ¡ideal! El tamaño perfecto es el de una botella de agua de plástico, de manera que puedes cortar una para emplearla y usar el tapón para el centro.

Coloca los donuts en una bandeja de horno forradas con papel de horneado y cúbrelas de nuevo con film de cocina dejándolas reposar 1 hora en un lugar caliente. En este tiempo los donuts habrán doblado su tamaño.

Mientras, prepara el glaseado disolviendo el azúcar glass en el agua hirviendo. Bátelo hasta que quede terso y tápalo hasta que lo tengas que utilizar.

Pon a calentar una sartén honda con aceite (a unos 180ºC) y con cuidado ve introduciendo los donuts de dos en dos para freírlos. Ten mucho cuidado para que no se desinflen. Fríelos durante 1 minuto y medio o 2 por cada lado y ponlos a enfriar.

Cuando notes que ya están templados, rebózalos en el glaseaso. Deja que se enfrien un poco más y listo..., ya puedes disfrutar de unos deliciosos y típicos donuts con receta original americana.

Otras entradas interesantes

0 comentarios

Colaboramos con

Subscribe