Reforma de un pequeño aseo


Una de las partes de casa que hubo que reformar en las últimas obras que realizamos en casa fue el aseo de la planta baja. No era una de las habitaciones que necesitase transformación por sí misma, a pesar de los años que tiene la casa, los azulejos y sanitarios están en buenas condiciones y hacía relativamente poco que habíamos cambiado el lavabo incluyendo un armario bajo él para guardar cosas.

Pero al ampliar el recibidor, la ventana que tenía el aseo hubiera quedado dentro de casa y eso no tenía sentido. De manera que había que incluirlo en la reforma para cambiar la ventana a otra pared que diera al exterior.

Para hacer bien este cambio necesitábamos azulejos para cubrir la antigua posición de la ventana y, por desgracia, no disponíamos de más material de este modelo. Y ya sabréis lo complicado imposible que es encontrar azulejos de un determinado modelo después de 20 años.

No me apatecía nada en absoluto tirar abajo todo el alicatado del baño, que hubiese supuesto además, retirar el inodoro y el lavabo para posteriormente volverlos a poner en su sitio. En cambio, me gustan mucho los baños revestidos de cerámica hasta media altura y terminados con yeso y pintura hasta el techo, de modo que nos decantamos por esta opción.

Para marcar la separación entre los azulejos y la zona lisa de la pared elegimos una tesela de piedras y cristal en tonos grises, beig y marrones, que entonaban con los azulejos originales. Pero para la elección vimos varios modelos antes de decidir:


Esta resultaba demasiado gris, destacaba mucho el negro y yo prefería que tendiera a marrón. El mueble del aseo es de color wengué.


Este se acercaba más a mi idea, pero las teselas plateadas resultaban demasiado brillantes y sofisticadas para mi gusto. Tampoco encajaba.


Y este me gustó muchísimo. Marmol, nacar, piedra y cristales que transparentan el color del fondo. Elegimos este. Pero cuantas filas dejar ¿dos?¿tres? Cuando lo presentamos en el baño concluimos que lo que mejor iba eran tres.



Fue una solución bastante conservadora pero con un resultado óptimo. El gasto económico fue mínimo y el aseo parece totalmente nuevo. Estamos encantados con el acabado.


Otras entradas interesantes

1 comentarios

  1. Te ha quedado precioso y esas teselas...me encantan. A menudo las cosas más sencillas son las más simples. Precisamente en nuestra última entrada del blog hablamos de la sencillez.
    Un besete :)
    Eva
    http://mevaestilo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Colaboramos con

Subscribe