Ser creativa

creatividad

Cuando entré por primera vez en mi primera casa, yo no tenía ni idea de decoración. Sabía que en una casa debía haber un dormitorio, un salón, un comedor, etc. Sabía también que en casa de mis padres todas las estancias eran agradables, ordenadas y que no faltaba nada que pudiera necesitar. Pero no sabía el trabajo que realizaba mi madre para conseguir ese ambiente.


La experiencia y el día a día te va enseñando, surgen necesidades que debes ir resolviendo. Te encargas de buscar una cama dónde dormir, una mesa con sillas para comer o trabajar, etc. Cuando comienzas necesitas muy poco más (al menos así fue en mi caso) y personalmente muchos de estos muebles me los regalaron, unos eran nuevos y otros usados pero todavía útiles.

Hoy en día ya tengo una casa completa, pero en ocasiones todavía surgen necesidades nuevas. Por ejemplo no tengo todavía un escritorio propio y escribo en la mesa del comedor, pero no me quejo, me gustan los espacios multifuncionales.

Lo que quiero comentaros es que se puede dar solución a muchos problemas con un poco de imaginación y trabajo por nuestra parte. Hace ya muchos años mi marido y yo hicimos una mesa enorme con un tablero y unos bonitos caballetes por patas. Si la hubiésemos tenido que comprar nos habría costado mucho dinero.

Yo no soy manitas con la pintura, pero veo en otros blogs muchas mujeres que recuperan muebles antiguos pintándolos de colores atractivos. Hay quien con unos retales de tela son capaces de hacer sus propios manteles o fundas para los sofás. 

Cuando necesites un objeto para tu casa, piensa primero si puedes hacerlo tu  misma. Estos muebles o accesorios suelen dar mucho carácter a una vivienda y reflejan la personalidad de quien habita en ella. Pero tienen que ser cosas bien hechas, porque de lo contrario pueden denotar dejadez o mal gusto. Confieso que yo misma he desechado objetos decorados con mis manos por el pésimo resultado obtenido.

Otras entradas interesantes

0 comentarios

Colaboramos con

Subscribe