Evitar las pequeñas tentaciones

salón y tocador

A todos nos ha sucedido. Hemos ido de compras buscando algo nuevo para nuestra casa sin saber realmente lo que queremos o necesitamos, damos vueltas y vueltas por la tienda sin saber lo que nos hace falta.

De pronto lo encontramos. Una pequeña pieza maravillosa que nos podemos permitir y que en nuestra casa quedará de cine. Lo compramos y lo llevamos a casa. Al llegar lo desenvolvemos y le buscamos un sitio.  ¿Aquí? No. ¿Mejor aquí? ¡Uy, no!

Entonces te das cuenta de la realidad. Era bonito en la tienda pero en tu salón no dice nada. Una pequeña pieza, un adorno insignificante que realmente no encaja en la decoración y que termina en un armario junto a otros tantos objetos.

A lo que quiero llegar con todo esto es que es mejor reprimirse ante el impulso de comprar un pequeño objeto que nos llama la atención, bonito pero innecesario y que además no tiene ninguna utilidad, y ahorrar ese dinero para conseguir algo más grande, útil o que ya habías planeado comprar.

Y si realmente buscas algo por el mero hecho de decorar, busca una pieza de dimensiones acordes a la habitación y sé valiente, busca algo audaz y especial, pero con algo de sentido común y mucho sentido estético.

Otras entradas interesantes

0 comentarios

Colaboramos con

Subscribe