Decorar con un presupuesto escaso

Pintando paredes

En mi casa el presupuesto para decorar siempre ha sido limitado, muy limitado. No puedo quejarme de disfrutar de una buena casa y muebles cómodos, pero no siempre he podido disponer del dinero suficiente para comprar todo lo que se me ocurriera.


Como madre de dos hijos y mujer que trabaja fuera de casa, tampoco he tenido mucho tiempo para dedicarlo a la decoración de la casa. ¡Bastante trabajo lleva ya mantenerla ordenada y limpia! Ni soy muy buena haciendo manualidades o cosiendo.

Mi manera de decorar es hacer que mi casa tenga el ambiente en el que mi familia y yo podamos vivir a a gusto. Si he de pasar unas horas en la cocina preparando la comida, quiero hacerlo en una cocina ordenada limpia y bonita. Si mis hijos ocupan sus dormitorios para estudiar, procuro que tengan un escritorio cómodo en su cuarto para poder hacerlo.

No me cabe la menor duda de que las cosas se hacen mejor en un sitio agradable, limpio y ordenado que en uno desastrado y feo.

Pero como mi tiempo y dinero es limitado no puedo dedicarme a mirar lo que existe en los comercios de decoración para aplicarlo a mi hogar, yo comienzo planteándome mis necesidades y buscando una solución funcional y estética, en el mercado o haciéndola yo misma si es posible.

Si lo que necesito lo compro en una tienda, me lo da un familiar que ya no lo utiliza o lo consigo en una tienda de segunda mano, da igual. Puedo que decir que hace un par de meses compré una mecedora para mi porche por medio de un anuncio en internet y el resultado no podría haber sido mejor comprándola nueva en cualquier comercio.

Todas las madres somos decoradoras en potencia, por que la decoración consiste en algo que sabemos hacer muy bien: solucionar problemas. Encontrar soluciones para nuestro hogar que además aporten carácter, belleza y comodidad.

Otras entradas interesantes

0 comentarios

Colaboramos con

Subscribe