Conseguir dar a tu casa el ambiente que buscas


Para decorar una habitación con un determinado estilo -campestre, marinero, deportivo, etc.-, no debemos comenzar pensando en los objetos que se podrían colocar para crear el ambiente deseado. Los accesorios tendrán su momento, pero la decoración comienza por algo más sutil, por conseguir que al entrar en ese espacio predominen unas determinadas sensaciones, un estado de ánimo concreto.


A un dormitorio se le da un aire marinero para inspirar la tranquilidad del mar, el aire fresco de la brisa marina y la sensación relajante que se puede sentir navegando en un velero.

Con un estilo campestre intentamos recordar la alegría que proporciona un paseo por el campo, la imagen de las flores, el color del cielo soleado o el aroma de la hierba.

A una persona dinámica y deportista le puede gustar un dormitorio ambientado en el deporte que practica porque disfruta con las sensaciones que le proporciona.

Tomando como ejemplo el tema campestre (que es mi preferido). Para inspirarnos deberíamos observar el entorno de una casa de campo. A mi me inspira naturaleza, sencillez, materiales puros, flores, pájaros... ¿Lo ves? Poco a poco van apareciendo los puntos fuertes que debes tener en cuenta.

Yo tuve hace años un salón muy campestre (cambió cuando renové los sofás y quise cambiar de estilo), los sofás que me gustaban tenían un tapizado con motivos florales, me encantaba y lo encontré apropiado. Delante de las ventanas coloqué unas cortinas de lino, un tejido muy natural. Los muebles de pino o alguna madera de tonos claros son ideales para este tipo de espacios.

Los colores que predominaban eran los rosa, amarillo suave, verdes, cremas. Un suelo de madera hubiera sido ideal, pero no era el que había en casa y no me podía permitir cambiarlo. Lo que sí puse fue una alfombra de aire bucólico.

Y finalmente incluí los accesorios: el espejo sobre la chimenea, un par de morillos muy rústicos en su interior y otros objetos que me regalaban o traía de algún viaje.

Conseguí un ambiente muy bonito, en el que me sentía realmente bien. No todo fue creatividad propia, me inspiré mucho en fotografías de revistas (entonces no tenía internet) pero las adapté a mi casa con mi toque personal.

Me encantaría saber que  mi experiencia contada aquí ha servido a alguien para decidirse a afrontar el reto de decorar alguna habitación de su hogar. Si es así, ¿me lo contáis?

Otras entradas interesantes

0 comentarios

Colaboramos con

Subscribe