4 claves para organizar tu casa


¿Crees que tu casa necesita organización? Por experiencia puedo asegurar que un hogar bien organizado es mucho más fácil de mantener y nos deja más tiempo libre para dedicarlo a otras cosas.


El comienzo es el momento más complicado. Puede que tengamos muchas cosas que ya no necesitamos o que las que utilizamos estén desordenadas. El gran esfuerzo inicial consiste en ordenar y revisar lo que nos sirve y lo que no. Debemos deshacernos de lo que no nos sirva y buscar un lugar para las cosas que nos quedemos.

Yo encontré 4 claves que me fueron muy útiles para ese trabajo inicial. Teniendo un "plan de ataque" la tarea es más sencilla, así que te aconsejo prestar atención.

1. Comenzar con un reto realista y dividirlo en pequeñas tareas.

Puede que necesites organizar toda tu casa, todas y cada una de las habitaciones. Bien, si es necesario tendrás que hacerlo, pero comienza por un espacio pequeño que puedas completar en poco tiempo.

Céntrate un día en una habitación de la casa, por ejemplo un dormitorio. Divide la tarea total -que sería organizar el dormitorio completo- en tareas más pequeñas: ordenar el armario ropero, organizar los cajones de la cómoda, repasar el mueble zapatero, etc., y dedica un determinado tiempo a cada tarea pequeña. Haz una lista con ellas.

Plantéate organizar un armario en una o dos horas y dedícate solo a eso. Conseguir terminar ese trabajo te motivará para seguir con otro de la lista. Ve abordando cada uno de ellos, uno detrás de otro, hasta tacharlos todos. En ese momento tendrás ya una habitación completa y te aseguro que una gran satisfacción.

2. No pierdas mucho tiempo decidiendo.

Es un error que cometemos a menudo, guardamos cosas inservibles pensando que en el futuro las usaremos. No metas en el armario algo de lo que dudes, si un vestido no lo has utilizado desde hace dos años no creas que el año que viene te lo pondrás. Seguro que pensarás en el dinero que vale, pero también es valioso el espacio que ocupa y el tiempo que te lleva estar moviéndolo de aquí para allá hasta que finalmente decidas deshacerte de él.

Pon en bolsas lo que has de dar o tirar y guarda solamente lo que realmente utilizas ahora mismo.

3. Deja una buena parte de espacio libre.

Yo he llegado a leer que es recomendable reducir nuestros objetos a la mitad, pero no creo que se pueda generalizar tanto. Lo que sí creo que es bueno, al menos lo fue para mi, es dejar bastante espacio libre. Me da sensación de ligereza ver que en mis estanterías hay huecos y no están abarrotadas de objetos.

Deshacernos de lo innecesario nos deja sitio para cuando tengamos que guardar algo nuevo que de verdad nos hace falta.

4. Proponte mantener el orden.

Una vez tienes un espacio organizado no dejes que se desorganice nunca más. Adquiere el hábito de guardar cada cosa en su sitio después de utilizarla y dar un pequeño repaso diario o semanal para mantener las cosas en su sitio. No permitas que la situación llegue a ser caótica de nuevo.

Ser organizado no es un hábito que se adquiera de la noche a la mañana, lleva su tiempo. Pero si comienzas con expectativas razonables es un esfuerzo que dará buenos resultados.

Leí que puede ser muy motivador hacer una fotografía del espacio antes de organizarlo y compararlo con su estado después de ordenarlo. Yo no lo hice, pero puede ser una buena idea.

¡Animo con tu reto! Espero que vuelvas para contarme qué tal te ha ido.

Otras entradas interesantes

0 comentarios

Colaboramos con

Subscribe